dimecres, 20 de juny de 2012

Documentos TV. "Mamá, duérmete que yo vigilo"


Pincha aquí para ver : AVANCE DEL PROGRAMA
Más de 800.000 menores están expuestos a la violencia de género en España

Ampliar foto Mamá, duérmete que yo vigilo I Se calcula que son más de 800.000 los niños expuestos a violencia de género en nuestro país aunque no hay manera de contrastarlo porque no aparecen registrados en ninguna estadística
Ampliar foto Documentos TV - Mamá, duérmete que yo vigilo III De la misma manera que no existen datos exactos del número de niños y niñas que cada día en España sufren el terror de convivir con un violento, tampoco se sabe cómo evolucionan y se desarrollan esos menores
Ampliar foto Documentos TV - Mamá, duérmete que yo vigilo II Los Juzgados de Violencia sobre la Mujer son los que determinan las medidas civiles relacionadas con la guarda y custodia de los menores. Se dan casos en los que los jueces dictaminan que los menores se encuentren con el maltratador
Ampliar foto mercedes-y-arantxa Mercedes y Arantxa, madre e hija, supervivientes. Dos de las protagonistas del documental
Ampliar foto NAIMA Naima, otra de las valientes que presta su testimonio al documental. Con sólo seis años, presenció cómo su padrastro agredía salvajemente y violaba a su madre
Ampliar foto Mamá, duérmete que yo vigilo III Laura y María presenciaron cómo su padre mataba a su madre mientras ellas intentaban impedirlo en el rellano de la escalera de su casa
Ir a fotogalería Dibujo realizado por niño expuesto a la violencia de género sufrida por su madre 2 Niños expuestos a la violencia sufrida por sus madres expresan el miedo, la rabia o la inseguridad en la que viven a través del dibujo
FICHA TÉCNICA
Mamá, duérmete que yo vigilo
2012 - España - 60'

Producción: TVE
Guión: Concha Inza Romea
Realización: Rosa de Santos Buendía
Imagen:
     Sergio Alfaro
     Guillermo Veloso
     Manel Urban
Sonido:
    Jesús Navarro
    Fco. Javier Ginés
    Enrique Bravo
    Cristian Marín
Montaje: Joaquín Alderete
Grafismo: José Muñoz Blázquez
Sonorización: Víctor Rivero
Clasificación: Mayores 16 años
CONCHA INZA ROMEA 19.06.2012 El primer contacto con el tema de los menores expuestos a la violencia de género sufrida por sus madres lo tuve hace años, haciendo precisamente un reportaje sobre mujeres maltratadas por sus parejas. Me sorprendió lo poco que se sabía de esos niños y niñas que, después de vivir en un ambiente de terror, tenían que huir y ocultarse. Esa primera impresión de falta de datos y de atención se ha confirmado sobradamente durante la elaboración de este documental.

Víctimas invisibles

Los niños se incorporan a todo ello como meros acompañantes, no como víctimas directas
Efectivamente, nadie sabe cuántos son, se calcula que unos 840.000, pero se trata de una mera estadística porque no constan en ningún organismo. Igualmente, los especialistas denuncian la falta de asistencia específica para ellos.
Mientras que las mujeres tienen dónde acudir, quien les asesore, acceso a una terapia, imprescindible para rehacer su vida, y protección cuando es precisa, los niños se incorporan a todo ello como meros acompañantes, no como víctimas directas con derecho a una atención específica y necesaria. Se supone que si la madre sale adelante, ellos también lo harán.
La gran dificultad fue, desde el primer momento, conseguir los testimonios. Evidentemente, los menores no pueden aparecer en los medios, tampoco queríamos niños ‘tapados’ durante una hora, así que había que buscar mayores de edad que contasen su experiencia pasada. La búsqueda confirmó que son muchos, otra cosa es que estén dispuestos a hablar, y menos a dar la cara.

El miedo, protagonista

Ahí es donde apareció el gran protagonista, junto a las propias víctimas, del documental: el miedo. Hablamos con decenas de chicos y chicas que habían sufrido violencia de género junto a sus madres. Todos habían salido del ámbito del violento, pero la mayor parte de ellos estaban literalmente aterrados y se prestaban a contar pero ‘sin que se me vea la cara y con la voz distorsionada’.
Temían ser reconocidas por los maltratadores, que casi siempre continúan haciéndose presentes
El objetivo del documental era precisamente hacer visibles a esos niños y niñas, por lo que la fórmula de tapar caras no era lo más deseable. Así rechazamos a dos hermanas que habían sido maltratadas físicamente, como su madre, durante doce años. A una chica de veinte años, en terapia, después sufrir lo que define como ‘psicoterror’ junto a su madre y su hermano. A otra chica de 26 años, cuyo padre está en la cárcel por las agresiones contra la madre, ‘pero nos ha llamado la policía para advertirnos que ha salido de permiso, y no tenemos protección’…  Todas ellas, y muchas más, temían ser reconocidas por los maltratadores, que casi siempre continúan haciéndose presentes en la vida de sus ex mujeres y sus hijos.

Valientes dispuestas a ayudar


Después de muchas llamadas y entrevistas, encontramos en distintos puntos del país a unas cuantas valientes decididas a ayudar a cualquiera que se encontrase en la situación que ellas habían sufrido.
Para los varones puede ser todavía más complicado enfrentarse a ello
Decimos bien, ‘unas valientes,’ porque ningún chico accedió a participar. Hablamos, directamente con unos, y a través de terceros, con otros, incluso con la colaboración de sus propias madres que intentaron convencerlos, pero no hubo manera.
Los especialistas consideran que para los varones puede ser todavía más complicado enfrentarse a esa terrible lacra social, que es la violencia machista, y muy alto el riesgo de repetir comportamientos. En cualquier caso, las secuelas de haber vivido en un ambiente de miedo y de anulación, son múltiples.

Las secuelas

Mientras los más pequeños sufren regresiones y su desarrollo se ralentiza, durante la adolescencia pueden aparecer las actitudes violentas y destructivas.
Pero también hay un comportamiento que llama la atención en muchos de esos niños y niñas, y es que desarrollan una sorprendente madurez muy superior a la que les correspondería por su edad. ‘Mamá, duérmete que yo vigilo’ es lo que le decía un niño de 12 años a su madre, una mujer destruida y anulada, a la que intentaba proteger.
Mamá, duérmete que yo vigilo está producido íntegramente por Televisión Española. Se estrena el domingo 24 de junio a las 22.00 h en La 2 de TVE. El documental también podrá seguirse y comentarse en directo en RTVE.es

dijous, 7 de juny de 2012

TRENCANT MITES - L'IMAGINARI DE L'HOME VIOLENT

Un dels mites que més costa destruir, és el que pesa sobre “l’estereotip de l’home violent,  l’home maltractador”, tant la societat en general com els/les professionals, tenen l’opinió generalitzada d’un “perfil”: home fracassat, ignorant, de baix nivel cultural, amb problemes d’alcohol i toxicomanies, amb conductes delinqüencials, aturat, amb poques habilitats socials, amb antecedents de violencia intrafamiliar,que ha patit maltractaments a la infancia, amb patologíes de salut mental… i l’esforç dels/les que treballem en la lluita contra la violència masclista sabem que no és així.


Encara que els estudis i investigacions també han demostrat que no existeixen patrons, existeix una resistència a creure, que aquell home era “normal”, treballador, exitós, simpàtic, agradable…hagi comés aquells actes de violència, el nostre cervell actúa com a “negador”, no, “no pot ser”, busquem justificacions i excuses que expliquin alló, arguments simplistes en la mateixa línea de l’ordre patriarcal, amb el mite de la provocació, dels interessos ocults, de no creure en les testimonis d’aquesta violència, i tants altres…per mantenir la realitat estable i controlada, per no qüestionar-la…i així etiquetar-lo com a “monstre”.

En un anterior post, vaig explicar amb dades, el mite de “masclisme-leninisme”, i com des de moviments socials i col·lectius d’esquerres es pensa que les actituds i comportaments masclistes eren només o més probables en homes “tradicionals, conservadors, de dretes,…” i no és així.

Els comportaments violents i masclistes perpetrats per aquests “protagonistes militants progres”, que no s’ajusten a “l’imaginari del maltractador”, poden ser encara molt menys reconeixibles, i actuar amb més impunitat, les dones que s’han atrevit a denunciar o manifestar aquesta realitat “del bon company”, explicar una agressió, han estat silenciades, excloses, o acusades de fer “oposició política” o traidores a la causa… trencar amb el concepte que és un problema privat i la resistència que aquestes coses també és “l’enemic masclista” i està a tot arreu.

El mite de la “dona activista”, l’imaginari que la dona feminista i lluitadora, ha de ser forta, independent,activa,segura, sense contradiccions,… i això fa més difícil l’autoreconeixement de les situacions de dependencia i violencia, la vergonya de la reacció a “decepcionar” a les companyes i companys, la por a les conseqüències…Ser feminista, activista,…no significa que no es necessiti tot el suport de les amistats i/o professionals especialitzats/des,per trencar amb relacions abussives o per recuperar-se emocionalment , precissament reconèixer limitacions i contradiccions, identificar, escoltar, compartir, dialogar, són pràctiques feministes molt saludables per sortir de situacions de violencia.

Ser conscients i tenir clara la posició contra el maltracte i les violències masclistes, per actuar i no ser cómplices, no existeix la neutralitat davant dels maltractaments, i tenim el deure d’oferir l’acollida i el suport necessari, i percebre les senyals per detectar quan una dona estigui patint violència masclista, no jutjar-la sinó escoltar-la, encoratjar-la, acompañar-la, i ser capaces/ços de mirar més enllà de la imatge, de l’aparença, dels prejudicis, desarticulant així  els imaginaris de gènere, ja constitueixen pràctiques de lluita social contra les violències masclistes.

@RobenFawkes

PD: Aquest post està dedicat a Magda, que m’ha donat a conèixer un material excel·lent, i és un resum de l’article Rompiendo imaginarios: maltratadores políticamente correctos, de Barbara Biglia y Conchi San Martín, del llibre altament recomenable: ESTADO DEL WONDERRA
També recomano la lectura dels textos, d’un dels primers links del bloc: TIJERAS PARA TODAS: http://www.lahaine.org/index.php?p=48085
Ah! Bob Marley era un maltractador masclista. Boikot! 

LA EQUIDAD ENTRE SEXOS

La equidad entre sexos

Los recortes y la parálisis en igualdad empujan a la mujer a volver al hogar

Las entidades de mujeres opinan que el Ejecutivo utiliza la crisis para regresar a la familia tradicional

Las campañas de prevención de la violencia machista se harán con el 70% menos de dinero

Miércoles, 6 de junio del 2012  
 
MANUEL VILASERÓ / Madrid
Los primeros pasos del Gobierno en materia de igualdad han despertado todas las alarmas entre las asociaciones feministas. Los costosos avances conseguidos por las mujeres en los últimos años, explican, están en peligro porque se aprovecha la crisis y los recortes que conlleva para intentar regresar al concepto tradicional de familia. Buenas palabras, pero ningún hecho por el momento, añaden, mientras el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno, defiende la labor del Ejecutivo citando una larga lista de planes de futuro que han empezado a ponerse en marcha y pidiendo tiempo para ejecutarlos.

La manifestación del Día de la Mujer Trabajadora, el pasado mes de marzo, en Barcelona. ACN / ORIOL CAMPUZANO
El PP ha decidido no tocar y seguir aplicando la mayor parte de la legislación aprobada con su voto pero con muchos reparos en las dos legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero. Las leyes de la igualdad, violencia de género y dependencia se mantendrán en lo básico pero o bien se aplican de modo descafeinado o simplemente se recorta todo lo que necesita dotación presupuestaria. «Casi nada supone un ataque directo. Se hace de forma sibilina pero todo lleva a volver al modelo patriarcal», explica Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas.
Todas las asociaciones consultadas creen que los recortes en dependencia y educación y la reforma laboral acabarán repercutiendo en que la mujer tenga más dificultades para emanciparse con un trabajo fuera del hogar. Y citan como ejemplos la supresión del plan Educa de 0 a 3 años, los recortes en transporte y comedores escolares, el cierre de escuelas rurales, el parón de la dependencia, la supresión de la ayuda a domicilio y otras medidas que en algunos casos son responsabilidad de las comunidades autónomas. «Cuando todo eso no lo cubre el Estado, recae en la mujer, y que esta pueda mantener su empleo o encontrarlo es mucho más difícil», destaca Teresa López, presidenta de la Federación de Mujeres Rurales.
CAMPAÑAS RECICLADAS / El recorte también ha sido drástico en las campañas de prevención de la violencia machista. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, en uno de los resbalones que protagonizó al poco de ocupar el cargo, dio a entender que ya no se harían por innecesarias. Cuando se percató de que todas las mujeres muertas en lo que iba de año no habían presentado denuncia se apresuró a rectificar, aunque no del todo. Se harán campañas para concienciar a las mujeres de la necesidad de presentar denuncias pero reciclando la última llevada a cabo por el Gobierno socialista. «Nos ahorramos la creatividad, que es lo más caro, pero el impacto es el mismo», dicen desde el Ejecutivo. Pero a los partidos de la oposición no les salen las cuentas. «La dotación para las campañas ha bajado un 70%, de 5 a 1,5 millones de euros, y lo más caro son las inserciones en la tele», destaca Carmen Montón, la portavoz del PSOE en la comisión de Igualdad.
Desde el ministerio se aduce que se abrirá el frente de las redes sociales, pero la diputada socialista responde que «hay muchas víctimas que no tienen acceso a ellas». La realidad, reconocida por la ministra, es que solo el 27% de las mujeres que sufren maltrato denuncian, el porcentaje más bajo de los últimos años. Y que ya son 21 las mujeres fallecidas en el 2012 y ninguna de ellas había acudido a la policía o el juzgado. Otro obstáculo más lo constituye el cierre de centros de acogida de mujeres maltratadas en algunas comunidades autónomas, como es el caso de Castilla-La Mancha, presidida por la secretaria general del PP.

LA GUERRA DEL ABORTO / Hay una ley de la etapa Zapatero que sí ha decidido tocar y a fondo el Gobierno: la del aborto. Lo ha hecho sustrayéndola a sus áreas naturales de Sanidad o Igualdad, dejando la gestión en manos de Justicia. Las asociaciones temen que España regrese al aborto clandestino y se aprestan a la que probablemente vaya ser la mayor batalla con el Ejecutivo en el frente de la igualdad. El pasado lunes se presentó la plataforma Nosotras Decidimos, integrada por más de 130 asociaciones, con el objetivo de dar la batalla unidas.

PERLAS DELATORAS

La equidad entre sexos

Perlas delatoras

Declaraciones de hombres clave del PP revelan un concepto tradicional de la familia

Las mujeres del partido no han expresado enfado alguno

Miércoles, 6 de junio del 2012   
M. V. MADRID

El PP es un partido que abarca un amplio abanico ideológico. En él caben desde mujeres que defienden su derecho a ser tratadas en pie de igualdad, como ocurre en la mayoría de los partidos conservadores europeos, a los que propugnan la vuelta al modelo tradicional de familia. Si esto es así, ¿por qué el Gobierno está protagonizando un retroceso en lo que tanto ha costado ganar? «Dentro del PP hay poderes fácticos y mediáticos que cuentan mucho y empujan hacia el modelo tradicional», responde Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas. ¿Y son los que mandan? La respuesta podría ser que sí a la vista de las perlas que han soltado sus máximos dirigentes en los últimos meses, nunca contestadas por las dirigentes de mentalidad más abierta.

Unas mujeres forman un mural reivindicativo, la víspera del Día contra la Violencia de Género del 2011, en Madrid. EFE / MANUEL H. DE LEÓN
La primera y quizá más reveladora la dijo el hoy presidente Mariano Rajoy en el único debate electoral que le enfrentó al candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, al reivindicar el fuerte componente igualitario de su partido de esta desafortunada manera: «Cuento con muchas mujeres en mi equipo, magníficamente preparadas, y casi todas ellas llevan su casa, cuidan de sus hijos». Su concepto del reparto de tareas en el hogar quedó muy claro.
Igual que quedó claro el concepto de familia de Javier Arenas, el sempiterno candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía, cuando afirmó que apoyará las políticas relativas a la mujer que se pongan en marcha desde el Gobierno central para «recuperar los valores familiares que, desde que la mujer trabaja, se han perdido».
Nadie ha llegado a tanto como Arenas, aunque el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, pareció querer optar al premio con su afirmación de que «la libertad de la maternidad hace a las mujeres auténticamente mujeres». En su carrera por justificar la contrarreforma de la ley del aborto se ha adornado también con afirmaciones tales como que «hay una violencia estructural contra las mujeres embarazadas».
Hoja de ruta
Aunque intenta no dejarse arrastrar por el concepto patriarcal de sus correligionarios, la titular de Igualdad, Ana Mato, no ha podido evitar algún resbalón, como cuando se refirió a la violencia machista con la caducada expresión de violencia doméstica.
Nada que ver con el vendaval tradicionalista desatado en el VI Congreso Mundial de las Familias, en Madrid, en el que, por poner un ejemplo, había un panel titulado así: «Autenticidad de la mujer: redescubriendo la vida en el hogar». A la cita acudieron dirigentes de segunda fila del PP o con escaso poder, como Jaime Mayor Oreja. Pero David Pérez, presidente de la Federación Madrileña de Municipios y alcalde de Alcorcón, un hombre de Esperanza Aguirre, aseguró que de allí iba a salir «una hoja de ruta para las administraciones». No es extraño que a las feministas se les pongan los pelos de punta.