dimecres, 24 de juliol de 2013

Una joya, vamos...

Un estudioso del Corán llama "fornicadoras" a las mujeres perfumadas

Malik Ibn Benaisa no desmiente sus palabras y asegura que el PSOE de Ceuta está "muy equivocado" de acusarle de "algo tan grave"

 | 23/07/2013 La VanguardiaUn estudioso del Corán llama
Malik Ibn Benaisa YouTube
     Ceuta (Europa Press).- El estudioso del Corán Malik Ibn Benaisa que, según ha denunciado el PSOE de Ceuta, afirmó en una conferencia que la mujer no puede llevar "cara y manos descubiertas" ni "zapatos de tacón de agua" ni vaqueros ni "perfume", ya que quien se lo pone "es una fornicadora", ha contextualizado sus palabras en la doctrina islámica.
Así, se ha dirigido a la secretaria de Igualdad de los socialistas ceutíes, Sandra López Cantero, para decirle que su formación "está muy equivocada" al acusarle "de algo tan grave". "Menuda campaña electoral están haciendo", ha lamentado el melillense, quien ha anunciado que tomará "las medidas oportunas" porque están intentando dañarle "de forma pública sin antes haber consultado el contexto" de lo que ha dicho.
Ibn Benaisa no ha desmentido haber aludido a ninguno de estos puntos, aunque sí ha contextualizado todos ellos en la doctrina islámica. "Mi mensaje --ha rebatido-- siempre ha sido el de aconsejar, y no el de imponer, pues esto no forma parte del Islam, pues en el Corán Dios nos deja claro que 'No existe coacción en la religión".
En relación con el uso del hiyab, el melillense ha apuntado que su utilización "es algo que el Corán y otros libros sagrados como la Biblia aconseja a las mujeres para cubrirse el cabello". "Por algo las monjas y mujeres religiosas lo practican y criticar que yo haya dicho esto sería criticar a los libros sagrados", ha argumentado.
Llevar "la mirada baja" es, desde su punto de vista, "algo común en una persona casta, no solamente por el hecho de ser musulmana, pues bajar la mirada en ocasiones y no comerse con la misma a personas del sexo opuesto es algo de pura lógica que también está prescrito en el Corán, donde Dios nos dice en numerosas ocasiones, 'tanto a hombres como a mujeres', que seamos recatados en la mirada".
Ibn Benaisa ha matizado, en relación con las mujeres y el uso del perfume, que no utilizarlo para salir a la calle "es algo prescrito en el Islam, que no obliga a nadie a hacer nada, pero sí para agradar al Creador de los Mundos". "La palabra que se utiliza en este dicho profético, en árabe 'zânia', puede significar varias cosas, y aunque en muchos textos es traducido como 'fornicadora', el sentido es muy amplio", ha referido, "y alude al fuerte olor a perfume que una mujer puede desprender de su cuerpo, y el efecto que puede causar en ciertas personas al pasar delante, causando o pudiendo causar pensamientos impuros en algunos hombres débiles".
La recomendación para no usar tacón de aguja es "una cuestión de lógica", según su criterio: "El Islam no tiene nada contra el tacón de aguja", ha reconocido, "pero aconseja a las musulmanas a no usarlo, pues al igual que una monja no los llevaría por no ir acorde a su indumentaria, la mayoría de las mujeres musulmanas debería, como consejo, plantearse el usarlos".
Por último, Ibn Benaisa ha apelado de nuevo a la tradición islámica para dejar claro que "el Islam prohíbe, en sus textos, que una mujer se depila las cejas, no el entrecejo, y esto no lo digo yo sino el profeta Muhammad". El estudioso ha trasladado su "más enérgica condena" a "aquellos que en pro de insultar el Islam inventan acusaciones a su antojo sin antes informarse" y ha resaltado que "siempre he abogado por apartarse de los extremismos y mis conferencias están llenas de alusiones al respecto".
Te puede interesar: los usuarios que han consultado esto también han visto...

dimarts, 9 de juliol de 2013

SI TE INTENTAN VIOLAR, GRITA "¡FUEGO!"

Si te intentan violar, grita "¡Fuego!"

Por: | 09 de julio de 2013
Una mujer violada muestra un cartel con una frase de su agresor. Es parte del proyecto  Unbreakable, de Grace Brown.
Sí, puede parecer una excentricidad o una estupidez pero es algo que recomiendan quienes saben del asunto. ¿Por qué "¡Fuego!, ¡fuego!" y no un clásico "¡Socorro, me atacan!"? Porque aparentemente cuando la gente oye gritos de "¡fuego!" es más proclive a implicarse y ayudarte que si oye un desgarrador "¡Me atacan!", que desata el miedo y el temor a ser también atacado.
Afortunadamente, nunca he tenido que comprobar si es verdad. Pero es sin duda la recomendación que mejor recuerdo de un cursillo de defensa personal para mujeres que hice a mediados de los noventa como parte de un curso sobre Estudios de la Mujer en una universidad británica (horizontes descubiertos gracias a Erasmus). El asunto me vino a la cabeza hace unos días al leer este reportaje de Jaime Prats con el escalofriante titular Una violación cada ocho horas. El artículo no habla de violaciones en India. No, es sobre España
Hay muchas maneras de prevenirlo. La primera, la que debería ser la más obvia, es una recomendación para el agresor: ¡No violes!, como recuerda este cartel de los mejores 10 tips contra los ataques sexuales.
Para asegurarme de que aquellos recuerdos no estaban desfasados o eran erróneos, llamé a la Asociación de Asistencia a Mujeres Violadas (Cavas). Lola Cidoncha, coordinadora de este centro que asiste a víctimas de agresiones sexuales, avaló la mayoría de las recomendaciones:
-Gritar "¡Fuego!"
"Te quiero, ¿por qué lloras?", dice el cartel de esta superviviente de una violación. Es parte del proyecto Unbreakable, de Grace Brown.
-Si el autobús (el tren o el metro) van vacíos o casi, siéntate cerca del conductor.
-No subas al ascensor si hay un desconocido dentro, finge que se te ha olvidad algo.
-No dejes a un desconocido entrar al portal contigo. (Hace unos meses, una mujer nos paró a las tantas a mi marido y a mí para pedirnos que la esperáramos en el portal mientras subía a su casa porque había un mendigo durmiendo en el descansillo).
Otra de aquellas pistas iba dirigida a los hombres:
-Si de noche caminas por una acera y delante tuyo camina una mujer, cruza la calle para adelantarla, así evitas la posibilidad de asustarla.
Cidoncha jamás había oído esta última pero sí las otras. Un par de las recomendaciones de aquel curso tenían que ver con golpes de defensa personal. Dónde y cómo pegar al agresor. Me dijo que su organización desaconseja en términos generales defenderse salvo que sepa muy bien cómo hacerlo y esté muy segura de que conseguirá escapar; y que en ningún caso recomiendan hacer frente al atacante si está armado. Cidoncha me remitió a esta completa guía de prevención de agresiones sexuales. de Cavas.
Incluye consejos prácticos como estos:
-Cuando vuelvas a casa tarde, llama siempre al portero automático y di que subes (aunque no haya nadie en casa; si alguien te sigue pensara que no estás sola).
-Si crees que alguien te sigue por la calle, no corras hacia tu casa. Corre a un lugar público, donde haya gente y pide ayuda allí.
-No hagas autoestop, ni montes en un coche con desconocidos.
-No renuncies a relacionarte con la gente, pero adopta algunas medidas de precaución.
-Si deseas mantener una relación sexual tienes derecho a decir sí, pero si no lo deseas debes decir no. Hazlo de forma clara y contundente.
"No se lo digas a nadie. No tienes que seguir sacando el tema. Callé durante un año. Ya no más", dice el cartel que muestra esta superviviente de una violación. Es parte del proyecto Unbreakable, de Grace Brown.Mientras buscaba un dato en Internet me he topado con otra:
-Si vives sola, en el buzón de casa pon solo el apellido.
Y, para que a nadie se le olvide que la culpa nunca es de la víctima, basta echar un vistazo a estas caras y a estas frases. Son mujeres violadas que posan para la fotógrafa Grace Brown en su proyecto Irrompibles con las frases que sus agresores decían mientras las atacaban: “Si realmente no te gusta, ¿por qué no gritas? Mi padre, 6 años", escribe una superviviente en español. Un retazo de las historias que hay tras las estadísticas.